Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

sábado, 19 de febrero de 2011

GONZÁLEZ, María Teresa

GONZÁLEZ, María Teresa
(1950-1995)

Nació en Tremañes, Xixón, nel añu de 1950. A los diecisiete años entra como aprendiz na empresa d’aplicaciones elléctriques CRADY; nesta fábrica sigue trabayando hasta’l so cierre en 1987. Fue xuntal so maríu Vicente García Oliva una de les fundadores del nucleu xixonés de Conceyu Bable en 1975. Escribe los sos primeros poemes alrodiu del añu 1984. Gana dellos concursos lliterarios y asoleya poesía en diverses publicaciones. En 1987 da a estampa’l so primer llibru de poemes: Collaciu de la nueche. Con 37 años empieza a estudiar la especialidá d’ausiliar de clínica nun centru de formación profesional. En 1989 publica la plaquette Ochobre. Algama’l Premiu de Poesía Erótica “Cálamo” 1990 col so llibru en castellano Con húmedos lamentos de felino. En 1993 apaez el so tercer poemariu n’asturiano: Heliocentru y en 1994 el so primer y únicu llibru de relatos: La casa y otros cuentos. Fallez en Xixón en 1995, depués d’una llarga enfermedá.
Ta representada en delles antoloxíes tanto como poeta y como narradora: Antoloxía poética del Surdimientu (1989), El secretu de la lluvia (1992), La patria de la piel (1992), Antoloxía del cuentu asturianu contemporaniu, (1994), Muyeres que cuenten (1995) y Les muyeres y los díes de la poesía asturiana contemporánea (1995).
Alrodiu de la obra poética de María Teresa González escriben los críticos Leopoldo Sánchez Torre: “Ye la de M.T.G. una poesía escrita con enfotu confesional y eso determina tanto la so configuración formal, el so estilu peculiar, como la so orientación temática. Ye característico de la so poesía un rexistru averáu al llinguaxe coloquial, ensin que falte nin disuene’l rellumu d’una metáfora reveladora y impactante” y Xuan Xosé Sánchez Vicente:  “De una amplia sensibilidá emotiva, su poesía se mueve en torno al amor, el vivir, cotidiano, los avatares del hogar y los recuerdos de la infancia. Pero si ello apenas representa una novedad temática, sí lo es el tratamiento: una voz tolerante y resignada acepta el amor como una costumbre (...) incapaz de despertar grandes turbulencias(...) Todo ello se expresa con una voz directa, coloquial y precisa, que consigue una tremenda efectividad expresiva, sin grandes alardes estilísticos”.

TÚ Y YO

Tú y yo
somos una mentira
que s’alcuentra toles tardes,
un argayu ensin igua
que s’adientra
nun amor vencíu pol tiempu,
acorripiáu
ente’l mofu y la hedra,
tienru cristal onde la llerza,
a fuerza de pegar,
tarazónos el gustu de tastianos,
de recorrenos xuntos,
talo que dos paisaxes descubiertos.

Agora
pesllamos la mentira ente los besos
y nun oyimos
esa voz que mos glaya atristayada
que yá nun mos queremos.

            (Collaciu de la nueche)