Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

martes, 8 de febrero de 2011

Amália Rodrigues

Amália Rodrigues, cuyo nombre completo era Amália da Piedade Rebordão Rodrigues (Lisboa, 23 de julio de 1920 (según la partida de nacimiento) – Lisboa, 6 de octubre 1999) fue la más importante de las cantantes de fado de Portugal del siglo XX. Es conocida como «La Reina del Fado» siendo la figura más conocida e influyente fuera de las fronteras de Portugal a través de sus múltiples actuaciones internacionales, incluyendo TV y películas.

Si bien ella siempre afirmó que había nacido el 1 de julio, se ha fijado su nacimiento oficialmente el 23 del mismo mes en el seno de una familia humilde con diez hijos que residía en el barrio lisboeta de Beira Baixa. Ya desde niña era conocida en su entorno por sus aptitudes para la canción. Después de unos años en diferentes trabajos, debutó en el año 1939 en el Retiro da Severa, un local muy conocido por los amantes de la música popular. Un año después contrajo matrimonio con el guitarrista Francisco da Cruz. Su primera actuación fuera de Portugal fue en Madrid, en el año 1943, cuando conoció, entre otras personalidades de la época, a Imperio Argentina -junto a la que llegó a actuar en algunas ocasiones- y a Manolete. Sus primeras grabaciones -de un total estimado de 170- datan de 1945 y fueron realizadas en Brasil. Recibió reconocimiento internacional a partir de ese momento y llegó a actuar en escenarios de renombre en Nueva York, París y Moscú.

Tras la caída de la dictadura de Oliveira Salazar, hubo quien acusó a la artista de haber colaborado con el régimen, en concreto con la policía secreta. En 1990 se retiró y, a partir de ese momento se dedicó a escribir poemas y sólo realizó contadas actuaciones hasta la fecha de su muerte, en 1999. Entonces se supo que había colaborado económicamente con el Partido Comunista Portugués durante la clandestinidad.

Amalía Rodrigues falleció el 6 de octubre de 1999 en su casa lisboeta y fue enterrada en el Cementerio de Prazeres, después de un funeral de estado multitudinario realizado en la Basílica da Estrela. Un año después de su fallecimiento la Asamblea de la República de Portugal decide honrar su memoria con el traslado de sus restos al Panteón Nacional, situado en la Iglesia de Santa Engrácia, la ceremonia se lleva a cabo el 9 de julio de 2001, desde entonces reposa en la sala de los escritores ilustres. La casa en la que vivía Amália, en la Rua São Bento número 193, situada junto a la Asamblea de la República Portuguesa, se abre como Casa Museo de Amália Rodrigues en el mes de agosto de 2001 para preservar su legado artístico y su figura