Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

sábado, 6 de noviembre de 2010

 Emilio Palacios ñació casualmente n’Uviéu (él mesmu cuntaba con muncha chancia que, del disgustu, nun paró de berrar hasta que’l tren nel que viaxaba con so ma diba aportando yá a Xixón, unos díes depués del partu). Aficionáu dende rapacín a la música, llegó a ser instrumentista y a dirixir la Banda Infantil Xixonesa. Pero nun diba tardar Emilio Palacios en camudar la música poles lletres, dedicándose al periodismu activu na mayor parte los periódicos xixoneses, rexonales y nacionales d’aquellos años.
     Arriendes de periodista, fue Emilio Palacios secretariu l’Ayuntamientu de Corvera; fundador de la Revista Asturias (1928), y tamién de los que más puxaron por una Feria de Muestres en Xixón. Enantes de la guerra civil multiplicó les sos collaboraciones en periódicos d’Asturies, Madrid, Buenos Aires y La Habana.
     Yera Emilio Palacios ún de los xixoneses más populares del so tiempu y autor de munchos sainetes costumistes asturianos que se representaben con ésitu nos escenarios del momentu: Bartuelu va pa l’Habana, Falín el pescadosu, El tropiezu de Mingo y de Minga, El diablucu de Carreño, Va haber oveya, La güelina ciega, La tertulia del Zancarru, Los del Sábanu o No hay pueblu como esti (ésta última xunta León Castillo),...
     Esiliáu tres la guerra, anduvo per dellos campos de refuxaos del sureste francés (onde coincidió, ente otros, con Celso Amieva). D’aquella fexo tamién una bona amistá con Pau Casals col que diba cartiase munchos años. Lluchó cola resistencia francesa contra los alemanes, ganando l’alcuñu de “Comandante Palacinos”, y instalóse yá pa siempre na ciudá de Perpiñán, d’onde salió pa percorrer bona parte del mundu comu corresponsal de dellos rotativos franceses y facer dalguna visita a Asturies. Morrió Emilio Palacios en Perpiñán el 14 de marzu del 1984.
     Alloñáu d’Asturies, enxamás escaeció la so tierra nin la llingua materna. Home cosmopolita, dio conferencies, recitales y charles radiofóniques per varios países sobre asuntos de cultura asturiana.
   Además de les obres de teatru n’asturiano y de los poemes sueltos (que Palacios tenía pensao publicar nun volume tituáu Sospiros) , escribió en castellano una novela cómica y otra sobre los campos de concentración que se publicaron en francés, con prólogu de Celso Amieva.
   Comu escritor n’asturianu ye de destacar el sainete Lenguateres o Dios nos libre d’un levantu, que tovía hoi tien en cartel una compañía asturiana y abondos  poemes de tonu melgueru y voz cantarina (comu “Poema de la enamorada”, “Callái, que dormi’l neñu”, “Romance de la neñina”, “Romería”, “Alboriada”,...)


ROMANCE DE LA ENAMORADA

                                   Tú yes la cadena,
                                   yo soy el reló;
                                   yo soy el tu amante,
                                   tú yes el mió amor...

¡Mi alma, que Rosina
pela Candelera
yera una floriada
manteguina fresca!
Sos papinos teníen les llumes
de la flor de piescal, tempranera,
y una guinda pintaba so boca,
que por fresca, pruía mordela.
¡Yera lo que había
que ver ena aldea!
Nidia, amorosina,
llucía, sin fachenda;
yera encantu de moces melgueres,
y de mozos galantes, dentera...
En venti conceyos
a la redondela
no había utru encantu,
no había otra tema,
que Rosina llevaba la palma,
que del caxellu yera la reina,
Rosina,
la fía de la molinera...
¡Qué gorgoritinos
facía la neña
cuando al vientu llanzaba una copla
ximielgando la roxa guedeya...!
¡Taba inamorada
de Florín de Pepa!
Mozu gayasperu,
plantáu y de freba...
Violu dando palos
un día ena fiesta
y semar de mozos
toa la campera
del cotarru, quedando por gallu
sin fanfarria, sin bronques, sin temas,
que por tal, la rapaza garbosa
de cariñu por él, taba ciega.
Bien lo dimostraba
cantando ena era,
na esfoyaza al cayer de la tarde,
nel sallu, na andecha;
per uquier que con elli atopara;
por uquier dondi elli la oyera...

Pasó cerca un añu;
yá’l roble dio fueya,
de paxizo vistió la mimosa
y tamién floreció la espinera.
La flor de los mozos,
llevólos la Reina...
Y en tierra lloñe de morería
perdió la vida Florín de Pepa.

Vieno la toñada
tranquila y serena;
la rapaza non canta ena llosa,
la quintana ta muda en sin ella
nin va a la esfoyaza,
nin anda a la gueta;
yá la flor amusgóse nel güertu,
y el rebollu quedóse en sin fueya,
que l’ábregu triste
llanzólu per tierra.
Sentada en escañu,
muda, friolenta,
como rosa amusgá pela llume,
con carina color de la cera,
así ta Rosina,
da tristeza vela...
¡Taba inamorada
de Florín de Pepa...!
No habiendo nel mundo yá nada pa ella,
pos de lo que fora
nin migaya–y queda,
hacia el cielu llevanta so vuelu
la calandra cantora y melguera...
¡Dizlo la campana
que solloza na torre la ilesia...¡
¡Probina coitada:
morrio pol amor
de Florín de Pepa.....¡