Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

lunes, 29 de abril de 2013

José Agustín Goytisolo




José Agustín Goytisolo  (13/04/1928 - 19/03/1999)
Poeta español 
Nació el 13 de abril de 1928 en Barcelona en el seno de una familia burguesa donde se respiró siempre un gran ambiente intelectual. Su madre, Julia Gay, murió víctima de un bombardeo franquista sobre la ciudad en 1938. El hecho afectó especialmente a José Agustín, que puso a su hija el nombre de la madre perdida. 

Cursó estudios de Derecho en la Universidad de Barcelona, y los acaba en la de Madrid. Residió en el Colegio Mayor Nuestra Señora de Guadalupe, donde conoció a otros poetas de la generación que vivían entonces en Madrid, como José Ángel Valente o José Manuel Caballero Bonald

José Agustín Goytisolo fue uno de literatos más importantes de la generación de los 50. Junto a Carlos Barral y Jaime Gil de Biedma, fue uno de los fundamentales de la llamada escuela poética de Barcelona. Autor de una de las más originales y ricas obras poéticas de la literatura española contemporánea, sus poemas conjugan la veta lírica y elegíaca con la ironía y el sarcasmo, y el sentimiento amoroso con una visión crítica y política del mundo contemporáneo. 

Su obra comprende: El retorno; Salmos al viento, 1958; Claridad, 1961; Algo sucede, 1968; Bajo tolerancia, 1974; Taller de arquitectura, 1977; Del tiempo y del olvido, 1977; Los pasos del cazador, 1980; Sobre las circunstancias, 1983; Final de un adios, 1984; A veces gran amor, 1991;La noche le es propicia, y Las horas quemadas, 1996. 

Fue el introductor de Lezama Lima en España, y antólogo de la poesía cubana. Traductor de Pavese,Quasimodo y Pasolini, y de varios poetas catalanes (Salvador Espriu y Joan Vinyoli). 

José Goytisolo era el hermano mayor de Juan y de Luis, también escritores. Tras meses de depresión, el 19 de marzo de 1999 se arrojó desde una ventana de su casa. Su cuerpo cayó sobre el asfalto de la calle Marià Cubí. Un repartidor de pizzas que pasaba por allí fue el único testigo del suceso. Dijeron que un niño, su nieto, lloraba. Ese crío, de por entonces 12 años, era una de las debilidades del escritor. Es su único, nieto, el hijo de Julia, la del poema, que Paco Ibáñez inmortalizó en numerosos recitales. Tenía 70 años y se confesaba cansado. El 13 de abril, en su último cumpleaños, le había dicho a sus amigos: "Si tuviera que volver a vivir todo lo que he vivido, preferiría no volver a vivirlo". 


PALABRAS PARA JULIA
Tú no puedes volver atrás 
porque la vida ya te empuja 
como un aullido interminable. 

Hija mía es mejor vivir 
con la alegría de los hombres 
que llorar ante el muro ciego. 

Te sentirás acorralada 
te sentirás perdida o sola 
tal vez querrás no haber nacido. 

Yo sé muy bien que te dirán 
que la vida no tiene objeto 
que es un asunto desgraciado. 

Entonces siempre acuérdate 
de lo que un día yo escribí 
pensando en ti como ahora pienso. 

La vida es bella, ya verás 
como a pesar de los pesares 
tendrás amigos, tendrás amor. 

Un hombre solo, una mujer 
así tomados, de uno en uno 
son como polvo, no son nada. 

Pero yo cuando te hablo a ti 
cuando te escribo estas palabras 
pienso también en otra gente. 
Tu destino está en los demás 
tu futuro es tu propia vida 
tu dignidad es la de todos. 

Otros esperan que resistas 
que les ayude tu alegría 
tu canción entre sus canciones. 

Entonces siempre acuérdate 
de lo que un día yo escribí 
pensando en ti 
como ahora pienso. 

Nunca te entregues ni te apartes 
junto al camino, nunca digas 
no puedo más y aquí me quedo. 
La vida es bella, tú verás 
como a pesar de los pesares 
tendrás amor, tendrás amigos. 

Por lo demás no hay elección 
y este mundo tal como es 
será todo tu patrimonio. 

Perdóname no sé decirte 
nada más pero tú comprende 
que yo aún estoy en el camino. 

Y siempre siempre acuérdate 
de lo que un día yo escribí 
pensando en ti como ahora pienso.

José Agustín Goytisolo