Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

sábado, 23 de julio de 2011

Luis de Góngora y Argote









(Córdoba, España, 1561-id., 1627) Poeta español. Nacido en el seno de una familia acomodada, estudió en la Universidad de Salamanca. Nombrado racionero en la catedral de Córdoba, desempeñó varias funciones que le brindaron la posibilidad de viajar por España. Su vida disipada y sus composiciones profanas le valieron pronto una amonestación del obispo (1588).

En 1603 se hallaba en la corte, que había sido trasladada a Valladolid, buscando con afán alguna mejora de su situación económica. En esa época escribió algunas de sus más ingeniosas letrillas, trabó una fecunda amistad con Pedro Espinosa y se enfrentó en terrible y célebre enemistad con su gran rival, Francisco de Quevedo. Instalado definitivamente en la corte a partir de 1617, fue nombrado capellán de Felipe III, lo cual, como revela su correspondencia, no alivió sus dificultades económicas, que lo acosarían hasta la muerte.
Aunque en su testamento hace referencia a su «obra en prosa y en verso», no se ha hallado ningún escrito en prosa, salvo las 124 cartas que conforman su epistolario, testimonio valiosísimo de su tiempo. A pesar de que no publicó en vida casi ninguna de sus obras poéticas, éstas corrieron de mano en mano y fueron muy leídas y comentadas.
En sus primeras composiciones (hacia 1580) se adivina ya la implacable vena satírica que caracterizará buena parte de su obra posterior. Pero al estilo ligero y humorístico de esta época se le unirá otro, elegante y culto, que aparece en los poemas dedicados al sepulcro del Greco o a la muerte de Rodrigo Calderón. En la Fábula de Píramo y Tisbe(1617) se producirá la unión perfecta de ambos registros, que hasta entonces se habían mantenido separados.
Entre 1612 y 1613 compuso los poemas extensosSoledades y la Fábula de Polifemo y Galatea, ambos de extraordinaria originalidad, tanto temática como formal. Las críticas llovieron sobre estas dos obras, en parte dirigidas contra las metáforas extremadamente recargadas, y a veces incluso «indecorosas» para el gusto de la época. En un rasgo típico del Barroco, pero que también suscitó polémica, Góngora rompió con todas las distinciones clásicas entre géneros lírico, épico e incluso satírico. Juan de Jáuregui compuso su Antídoto contra las Soledades y Quevedo lo atacó con su malicioso poema Quien quisiere ser culto en sólo un día... Sin embargo, Góngora se felicitaba de la incomprensión con que eran recibidos sus intrincados poemas extensos: «Honra me ha causado hacerme oscuro a los ignorantes, que ésa es la distinción de los hombres cultos».

El estilo gongorino es sin duda muy personal, lo cual no es óbice para que sea considerado como una magnífica muestra del culteranismo barroco. Su lenguaje destaca por el uso reiterado del cultismo, sea del tipo léxico, sea sintáctico (acusativo griego o imitación del ablativo absoluto latino). La dificultad que entraña su lectura se ve acentuada por la profusión de inusitadas hipérboles barrocas, hiperbatones y desarrollos paralelos, así como por la extraordinaria musicalidad de las aliteraciones y el léxico colorista y rebuscado.
Su peculiar uso de recursos estilísticos, que tanto se le criticó, ahonda de hecho en una vasta tradición lírica que se remonta a Petrarca, Mena o Herrera. A la manera del primero, gusta Góngora de las correlaciones y plurimembraciones, no ya en la línea del equilibrio renacentista sino en la del retorcimiento barroco. Sus perífrasis y la vocación arquitectónica de toda su poesía le dan un aspecto oscuro y original, extremado si cabe por todas las aportaciones simbólicas y mitológicas de procedencia grecolatina.
Su fama fue enorme durante el Barroco, aunque su prestigio y el conocimiento de su obra decayeron luego hasta bien entrado el siglo XX, cuando la celebración del tercer centenario de su muerte (en 1927) congregó a los mejores poetas y literatos españoles de la época (conocidos desde entonces como la Generación del 27) y supuso su definitiva revalorización crítica.

Los rayos le cuenta al Sol
con un peine de marfil
la bella Jacinta, un día
que por mi dicha la vi
en la verde orilla
de Guadalquivir.

La mano obscurece al peine
mas ¿qué mucho si el abril
la obscurecen los lirios
que blancos suelen salir
en la verde orilla
de Guadalquivir?

Los pájaros la saludan,
porque piensan (y es así),
que el Sol que sale en Oriente
vuelve otra vez a salir
en la verde orilla
de Guadalquivir.
Por solo un cabello el Sol
de sus rayos diera mil,
solicitando envidioso
el que se quedaba allí
en la verde orilla
de Guadalquivir.


2

La más bella niña
de nuestro lugar,
hoy viuda y sola
y ayer por casar,
viendo que sus ojos
a la guerra van,
a su madre dice,
que escucha su mal:

Dejadme llorar
orillas del mar.

Pues me distes, madre,
en tan tierna edad
tan corto el placer,
tan largo el pesar,
y me cautivastes
de quien hoy se va
y lleva las llaves
de mi libertad,

Dejadme llorar
orillas del mar.

En llorar conviertan
mis ojos, de hoy más,
el sabroso oficio
del dulce mirar,
pues que no se pueden
mejor ocupar,
yéndose a la guerra
quien era mi paz,

Déjame llorar
orillas del mar.

No me pongáis freno
ni queráis culpar,
que lo uno es justo,
lo otro por demás.
Si me queréis bien,
no me hagáis mal;
harto peor fuera
morir y callar,

Dejadme llorar
orillas del mar.

Dulce madre mía,
¿quién no llorará,
aunque tenga el pecho
como un pedernal,
y no dará voces
viendo marchitar
los más verdes años
de mi mocedad?

Dejadme llorar
orillas del mar.

Váyanse las noches,
pues ido se han
los ojos que hacían
los míos velar;
váyanse, y no vean
tanta soledad,
después que en mi lecho
sobra la mitad,

Dejadme llorar
orillas del mar.

sábado, 16 de julio de 2011

Laurel & Hardy.



Una de las parejas cómicas más famosas e importantes de la historia del cine, conocida popularmente en España como "El Gordo y el Glaco", el británico Stan Laurel y el estadounidense Oliver Hardy consiguieron entrelazar con ingenio las características básicas del cine cómico mudo con el humor propio del sonoro, alcanzando una elevada notoriedad en todo el mundo durante la década de los años 30.
Su trayectoria, sin embargo, se retrotrae a muchos años atrás. Stan Laurel (el flaco), nacido Arthur Stanley Jefferson el 16 de junio de 1890 en Ulverston, Inglaterra, creció en el seno de una familia de actores, y debutó desde muy joven como intérprete y guionista en las tablas británicas.
A comienzos de los años 10, Stan se unió a la compañía de Fred Karno, sustituyendo a un cómico todavía desconocido llamado Charles Chaplin.

Cuando la troupe de Karno, Laurel viajó a los Estados Unidos, en donde adoptó el apellido de Laurel y decidió probar fortuna en el mundo del vodevil y posteriormente en el cine.
Así, logró debutar en 1917 en la película "Nuts in may" (1917).
Ese mismo año coincidió casualmente con Oliver Hardy en el film "Lucky Dog" (1917).
La poca fortuna comercial de sus títulos conllevaron la retirada temporal como actor de Stan a mediados de los años 20, y su incorporación al equipo de Hal Roach como escritor de gags y en ocasiones, como director.
Oliver Norvell Hardy era un muchacho rechoncho que había nacido el 18 de enero de 1892 en Harlem, Georgia (Estados Unidos).
Su familia era bastante acomodada, ya que su padre era abogado y su madre poseía varios hoteles.
La afición por el teatro y por el canto de Hardy provienen de la contemplación de las diversas actuaciones de cómicos que su madre (el padre falleció cuando Hardy todavía era un niño) contrataba para amenizar los momentos de ocio de sus clientes.
Tras ofrecer algunos espectáculos musicales e inaugurar una sala cinematográfica en Milledgeville, en 1913 Oliver se unió a una compañía interpretativa de Lubin ubicada en el estado de Florida.
Después de aparecer como secundario en cientos de títulos apoyando a cómicos de mayor estatus popular como Billy West, en 1926 acabó formando parte de la productora de Hal Roach y del grupete conocido como los Hal Roach Comedy All Stars.

El avispado Roach y uno de sus empleados, el director y guionista Leo McCarey, pronto se dieron cuenta del potencial comercial ofrecido por la extraña y complementaria pareja Laurel & Hardy (uno arrogante y cabreado, el otro timorato y medroso), quienes consiguieron el éxito gracias a títulos como "Duck soup" (1927) de Fred Guiol, "Putting pants on Phillip" (1927) de Clyde Bruckman, "Two tarts" (1928) de James Parrott o "Big Business" (1929) de Leo McCarey y James W. Horne.
Los años 30 fueron la mejor etapa profesional para la pareja cómica. "Pardon us" (1931), su primer largometraje que fue dirigido por su habitual colaborador tras las cámaras, James Parrott; "Chickens come home" (1931) de James W. Horne, "Beau Hunks" (1931) de Horne, "The music box" (1932) de Parrott, "Compañeros de juerga" (1933) de William A. Seiter, "Dos pares de mellizos" (1936) de Harry Lachman, "Laurel y Hardy en el Oeste" (1936) de Horne, o "Block-Heads" (1938) de John G. Blystone, son títulos esenciales para los amantes de la comedia del Hollywood dorado y los seguidores de la entrañable pareja dispar que mezclaba en no pocas ocasiones el absurdo con el slapstick.

El popular duo prosiguió su andadura a comienzos de la década de los 40, aunque sin rodar bajo producción de la compañía de Hal Roach, ya que rompieron el contrato para unirse a la 20Th Century Fox a causa de la imposibilidad de llegar a un acuerdo factible con el gran productor.
En la Fox no lograron igualar sus obras más logradas y las películas de esta etapa, con excepciones, resultan bastante prescindibles y rutinarias, sin la creatividad y libertad imaginativa carácterística de su etapa con Roach.

Ante la falta de éxito, Stan Laurel y Oliver Hardy (que a diferencia de otras parejas cómicas, eran muy buenos amigos en la vida real) dejaron de contar para las productoras estadounidenses y encontraron acomodo en el mundo que les vio nacer como artistas, el music-hall.
Su última película fue la muy floja co-producción italofrancesa "Robinsones atómicos" (1951), dirigida por Leo Joannon.

En cuanto a su vida privada, Oliver Hardy se casó en tres ocasiones. La primera en 1913 con la pianista Madelyn Shalosin, de quien se divorció en 1921.
La segunda con la actriz Myrtle Lee Reeve, divorciándose en 1937 tras un tormentoso matrimonio a causa del alcoholismo de Myrtle, y la tercera con la script Virginia Lucille Jones, a quien había conocido mientras rodaba la película "Locos del aire" (1939) y con la cual estaría casado desde 1940 hasta 1957, año de su muerte provocada por una apoplejía. Tenía 55 años.
Stan Laurel por su parte tuvo una vida sentimental muy agitada. En 1918 se puso a convivir con la actriz australiana Mae Dahlberg (Laurel), de fuerte temperamento y carácter conflictivo terminaron rompiendo la relación en 1925.
En 1926 se casó con la actriz Lois Neilson y se divorció en 1933, cuando conoció a Ruth Rogers. En 1934 contrajo matrimonio con la citada Ruth (divorcio en 1936), en 1938 con la temperamental Vera Illiana Shuvalova, con quien terminaría repleto de problemas y juicios (divorcio en 1939), en 1941 se volvió a casar con Ruth Rogers (y divorciándose otra vez en 1946) y finalmente en 1946 volvería a vestir de novio para casarse con la cantante de ópera soviética Ida Kitaeva, con quien convive felizmente hasta el 23 de febrero de 1965, fecha en la que muere de un ataque al corazón. Tenía 74 años.
En 1960, Stan Laurel había recibido un Oscar honorífico por su contribución pionera al cine






sábado, 9 de julio de 2011

Facundo Cabral (Que tu bella y magna alma de cantautor y poeta descanse en paz )

Facundo Cabral nació el 22 de mayo de 1.937 en La Plata, provincia de Buenos Aires, en Argentina. Hijo de Sara y de Rodolfo, los cuales emigraron hacia la Tierra del Fuego, al sur de Argentina. Su padre abandonó a su esposa y sus tres hijos, que emigraron hacia Tierra del Fuego, sur de Argentina. La infancia de Cabral transcurrió con extremada dureza, hasta el punto de convertirse en un marginal encerrándolo en un reformatorio. Al poco tiempo consiguió escapar y encontró a Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo. Se trasladó a Tandil,donde realizó todo tipo de tareas, entre ellas, limpiando veredas y como peónde las cosechas.

En 1.959 ya tocaba la guitarra y cantaba, siendo su ídolo, Atahualpa Yupanqui.Se trasladó a Mar del Plata, ciudad balnearia de Argentina y solicitó trabajo en un hotel. El dueño, al verle con la guitarra le dio la oportunidad de cantar. Así comenzó su carrera dedicada a la música, siendo su primer nombreartístico, “ El Indio Gasparino”. Sus primeras grabaciones de índolecomercial no tuvieron mayor repercusión, convirtiéndose, más tarde, en Facundo Cabral.

El éxito le llega a Facundo con su canción NO SOY DE AQUÍ, NO SOY DE ALLA, en el año 1.970. Esta canción es grabada por Alberto Cortez, Julio Iglesias,Neild Diamond, Pedro Vargas y otros muchos, cantada en nueve idiomas.

Sus influencias espirituales fueron JESÚS y Ghandi, y en lo literario, Whitmany Borges. Con estas influencias, su carrera toma un rumbo espiritual, crítico,creativo y aleccionador, no en vano, sus ideas incomodan a muchos,esencialmente, a todos los que no le quieren comprender por estar atenazados porlas cosas materiales.

En 1.976 deja Argentina para recalar en México. Sus canciones de protesta en busca del amor desde todas las vertientes, le llevan a peregrinar por 165 paísesen el mundo. Ya, con la doctrina de su vida impartida por casi todo el mundo,regresa a Argentina en el año 1.984 donde ofrece un recital en el Luna Park,lugar reservado para los grandes, consiguiendo un éxito de clamor. Por estas fechas, en los foros más importantes de Argentina, sus actuaciones se cuentan por éxitos.
En 1.994 emprendió una gira mundial junto a Alberto Cortez y, bajo el títulode LO CORTES NO QUITA LO CABRAL, conquistaron los teatros más exigentes delmundo, entre ellos, el LINCON CENTER de Nueva York. En esta gira, Cortez yCabral, entrelazaron el humor, el amor, la poesía y las canciones, dejando, allídonde estuvieron, el regusto por su arte.

Facundo Cabral ha grabado innumerables discos y su persona y obra es conocida entodo el mundo. Como autor literario, ha escrito diez bellísimos libros, talescomo AYER SOÑE QUE PODIA Y HOY PUEDO, MI ABUELA Y YO, CONVERSACIONES CONFACUNDO CABRAL, CUADERNO DE FACUNDO, BORGES Y YO, SALMOS, entre otros. En reconocimiento a su constante llamada a la paz y al amor, en 1.996, LA UNESCO,le declaró MENSAJERO MUNDIAL DE LA PAZ.

Facundo Cabral es, ante todo, el más claro ejemplo de que un hombre llega hasta donde quiere llegar. Él, soñó que podía y pudo.





Mujer de mi mala Suerte



Con la patente del corazón vencida

Transito entre los cadáveres buscándote mi amor,

Y no te encuentro.

Mujer de mi mala suerte,

Asombro del pobre,

Capricho del rico,

Mujer que entraste en mi vida a pesar de los cerrojos que puse en todas mis puertas.

Atraviesas las paredes

De mi cuerpo y de mi alma

Y me derribas los muros con que protegía a mi corazón.

Mujer de mi mala suerte 
Que llenas de flores a mi cementerio.

Engañaste a la gitana porque no estabas escrita en la palma de mi mano.

Ni en las estrellas del cielo,

Confundiendo a mi destino

Con solo pasar corriendo al costado de la mano


Alguien grito tu nombre

Para que ya no pueda oír otro

Resonando en el maldito mundo donde te espero en vano

Mujer de mi mala suerte

Como duele una hora de no verte

Cuanto pesa tu ausencia

Estoy cansado de respirar para vos

De encontrarte en cada instante de mi soledad

Para que me devuelvas puntualmente al día y ala hora en que te conocí. 

Mujer de mi mala suerte

Apágame las flores

Que me quitan el sueño.

Mujer de mi mala suerte,

Cuando apago al luz

Se enciende tu risa

Quiero saber como es tu noche

Tu aliento en la madrugada

Tu ventana abierta para calmar la sed

De no se que viajero.


Mujer de mi mala suerte

Ni esta desgracia es tuya

Ni este dolor es mío.


Mujer de mi mala suerte 

Devolveme la vida

No quiero ser ninguno

De ese nadie que todos se llevan por delante

Porque ya no soy nada

Lo que fui esta contigo

Mujer de mi mala suerte

Facundo Cabral