Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

sábado, 12 de marzo de 2011

XOVELLANOS Y XOVE RAMÍREZ, Xosefa

  
(1745–1807)

Xosefa de Xovellanos y Xove Ramírez yera la última hermana del gran ilustráu Gaspar Melchor de Xovellanos. Xixonesa ella tamién, nació’l 4 de xunu de 1745, casó con Domingo González de Argandona, procurador xeneral en Corte del Principáu d’Asturies. Treslladóse d’aquella a vivir a Madrid, onde avezaba visitar al propiu Campomanes, que la introduz nos ambientes más distinguíos de la Corte.
   Tuvo Xosefa de Xovellanos tres fíos: dos (Vicenta y Isabel) morrieron siendo rapacines y un neñu póstumu que nació y morrió a los pocos díes qu’el padre, cuando ella nun tenía más que ventiochu años. Toes estes desgracies fueron alloñando a Xosefa de la vida social y dándo-y una visión del mundu onde nun cabíen los fastos nin el rellumbrón cortesanu.
   Destamiente vieno Xosefa de Xovellanos unos años a Xixón pa mirar poles propiedaes familiares. Marchó depués a Uviéu a casa d’una hermana, la condesa de Peñalba, y ellí llevó una vida piadosa, esmoleciéndose poles llaceries sociales, enfotándose personalmente n’instruir a persones desamparaes y faciendo obres de caridá social asgaya.
  Decidióse por fin (contra la firme voluntá del so hermanu) a facese monxa nel conventu de les recoletes de San Agustín, al pie mesmu de la casa onde naciera. Ellí había morrer el 2 de xunu de 1807, lluego d’una enfermedá agravada pol disgustu de saber al hermanu presu en Bellver.
   La obra de Xosefa de Xovellanos conocémosla gracies a la antoloxía publicada en 1839 por Caveda. Ellí apaecen, atribuides a “la señorita doña Josefa de Jovellanos” les siguientes pieces:

   —“Descripción de las funciones con que la villa de Gijón celebró el nombramiento del Excmo. Sr. D. Gaspar de Jovellanos para el ministerio de Gracia y Justicia”.
   —“Descripción de las funciones con que la ciudad de Oviedo celebró la coroncación de Carlos IV”.
   —“A las fiestas que se preparaban en Oviedo para la coronación de CarlosIV”.

   Nesa Colección atribuía-y Caveda a Antonio Balvidares el poema a “Las exequias de Carlos III”, qu’Álvaro Ruiz de la Peña diz ser obra de Xosefa Xovellanos. Asína, como propiu d’ella, apaez nes Poesíes de l’Argandona publicaes por Álvaro Arias Cabal en 1996 y na pulquérrima edición de la Obra poética completa, curiada y prologada por Xuan Carlos Busto y editada por Alvízoras en 1997.
   La primera autora de les nuestres lletres ye un exemplu perclaru de cómo llevaron los ilustraos a la lliteratura les sos idees. Per sobre too, pon l’acentu Xosefa Xovellanos nes desigualdaes sociales, nel absurdu d’esos opulentos festexos rexos col pueblu mísere y abandonáu que tenía delantre los güeyos.
RELACIÓN EN BABLE A LA PROCLAMACIÓN
DE CARLOS IV FECHA POLA CIUDÁ D'UVIÉU

  Muncho me fuelgo, compadre,
             afayate cabo en casa,
             que traigo que te contar
             arriendes d’una semana.
  Magar m’echó a’quisti mundu
             la madre de la mio alma
             ñin vi ñin cuidara ver
             cosa tan endremoniada.
             Daca acá el to tabaqueru,
echaré una fungarada,
             porque la mio garapiña
             escaecióseme en casa.
             Tan achochecidu estó       
             que ñon sé lo que me pasa.
 Por fuxir de la doctrina
             que’l mio cura predicaba,
             de dir el domingo a Uviedu
             tentóme la mala trampa,
             y mal apenes llegue
 fasta l’arcu qu’apiegaba
             con aquelles monxes prietes
             qu’enxamás salen de casa,
             cuando tanta de la xente
             perinda arriba anublaba,
       que parecín les abeyes
             cuando quieren fer la enxambra.
             Por aquel caminón nuevo
             que fasta Xixón llegaba,
             tantos vivientes fervín
      y tanta xente colaba,
             que parecía un formigueru
             cuandu daquién lu destapa.
                Quixe cuidar contra min
             si quiciabes Santolaya
       habrá baxadu del cielo
             y dirín a visitalla,
             o si nes santes reliquies
             se hubiés abrido aquella arca,
             que desde qu’Oviéu ye Oviéu
       ñon se vio descerraxada.
             Sea lo que for, dixe yo,
             que ñon m’importa migaya,
             y así dexéme de cuentos
             y, como quien va en volanda,
       a empuxones y emburriones
             llegué por fin a la plaza.
             Mas aquí (¡válame Dios!)
             toda la sangre se cuaya,
             respíguenseme los pelos
       y el fígado se trastaya.
             Allí un home s’aflaquez
             acullá utru s’estrapa
             y, todos entrepolados,
             naide de vivir cuidaba.
     Dixe yo si el día del xuiciu
             será naquesta semana.
             Mas como ñon había visto
             al antecristo ñin nada
             d’otres coses que nos llibros
       el mio cura arrellataba,
             volvióseme l’alma al cuerpo
             y tomé una polgarada.
             Vi tanto del cortinaxe
             por toda la balconada,
       que parecía el día del Corpus
             cuando’l sacramentu pasa.
             Vi allí puestu un talanqueru
             y por d’arriba una tapa
             que parecía el cobertixu
      que tengo na mio tenada.
             El revoltixu de xente,
             que ñon teñín sofitancia,
             apertáu me teñín
             como sardina en bañastra.
          Quixo Dios que dio las tres
             y cata aquí que s’entama
             una recua de señores
             estropellar pela plaza
             enriba d’unos borricos
       con tanta de la cintaya
             per enriba del focicu,
             del rabu y de la pelambra,
             qu’aunque ellos no estaben gordos,
             con aquellafiguranza
       poníanse ensoberbecíos
             bufando la espumaraxa
             (que en cuerpo del diablo entre,
             decía la mio Mariana).
             A lo postreru de todo,
       viene un señoretu en traza
             con un vestíu raxón
             y ena manu una palanca
             con un trapequín colgando
             que parecía moxiganga.
       Al par d’illi utru venía
             con la vestimenta llarga,
             una peluca canosa
             y una torga so la barba,
             y entrambos na talanquera
     se poxeron cara a cara.
             Estábense allí finsaos
             fasta que’l de la palanca
             entamó a un llau y a utru
             sacudilla y solmenalla,
     y al propriu tiempu illi solu
             a voz en gritu falaba.
             Dixo que’l rei y la reina
             era xente d’emportanza,
             todos dixeron amen
     y yo di una carcaxada.
             A isti tiempu (esto faláu)
             tanto ruxir de campanes,
             de tiros y d’escopetes
             esmarañó pela plaza,
     qu’acabé de sandecer
             sin poder falar palabra.
                 Apenes s’aposentó
             cuando vieno otra bandada
             de señores a caballu
     y otra tanta llistonada.
             A lo postreru venía
             ún tan llombríu de cara,
             tan endromáticu y tiesu,
             qu’a todos apovaraba.
     Tría al pie un par de mozacos
             con casaca engalionada
             y otro rodiáu de plumes
             que corría que volaba.
             ¿Será quizá d’allá riba
     d’onde se descuelga l’agua
             cuando llueve? Embaxador
             que viníes tres la embaxada,
             ¿de qué pal añu que vien
             tenremos meyor añada?
     ¡Malamán! Ñon será esto,
             sinón una patarata.
             Pero, sea lo que for,
             allá éllos–yos les habia.
             Aposóse del borricu
     y a la talanquera entama
             y, faciendo l’avenienza,
             de la palanqueta agarra.
             A mio ver el trapequín
             foi d’alguna valenciana
     del gloriosu San Cerbián,
             según se sopelexaba.
             Después d’esti emparamentu
             escaparen de la plaza
             y tanta xente tras ellos
     que quedóu fartu afloxada.
             Yo, que ñon quexi correr,
             como aquel que ñon fai nada,
             arriméme hacia les pipes
             per onde’l vinu manaba.
     Allené la mio montera y
             zampémelo ena panza,
             mas como yera tan floxu
             no m’escalentó migaya.
             Andaba a un lladu y a otru
     La xente empaporetada,
             sin que hombre nin muyer
             tratás de dir para casa.
             Da lluego qu’atapeció,
             tanta de la rellumbranza
     por todes partes había,
             que parecía de mañana.
             Sin saber lo que facía,
             fui allá cabo una casa
             que tenía tantes coses
     por toda la balconada,
             qu’a mio ver col xubiléu
             voltiósele la portada
             y col forru para fuera
             paró toda la xelada.
     Había allí tantes de lletres
             escribides como carta,
             falando de doña Luisa,
             de flores y rotilancia
             y otres muches engulemes,
     que’l diablu que les parllara.
             Estaben dos soldadones
             fiendo allí la espantayada,
             como si quiciaes el rei
             tuviera allí la morada.
     Adientro, nun portalón,
             había un fatu de canaya
             d’hombrucos y de muyeres
             que parecín de cuayada.
             Estaben tan mal vestios
     qu’enseñaben una ñalga,
             los codos y los cadriles.
             Sin falar una palabra,
             ñin travesaben bucáu
             ñin bebín gotera d’agua. 
   Si quiciabes teñín vida,
      
       comió–yosla la xelada.
             Fartéme d’estar mirando
             esta xente esblanquiñada
             y volví–yos la trasera
    dándo–yos una risada.
             Eché andar per ende alante,
             di comigo n’otra casa
             onde facíen tantu ruidu
             como hai nuna esfoyaza.
     Metíme nun rinconín
             amirar lo que pasaba.
             Vi tantes de señoretes
             con tanta emburuyetada
             enriba de la cabeza,
    que parecía una altabaca
             cuando les lleven a unfrir,
             y per detrás–yos colgaba
             tantos de los farrapiezos,
             que fasta el culo llegaba.
     Estaben elles argutes
             y bien bebides, en mi alma,
             collorades y parlleres y,
             cuando algún les miraba,
             rellambínse los dedicos
     y facínse la guiñada
             agarraes de les manes
             como xente rellocada.
             Tanto saltar y brincar
             no e cosa mui acertada.
     Dempués que me fartuqué
             de ver tanta rellumbranza,
             entrugué a un curaplayón
             que cabu min allí estaba:
             ¡Ah, señor! Agora diga
     si quiciaes la santa casa
             se ganó de los cristianos,
             qu’hai aquí tanta folgancia.
             Respondióme: —¡Calla, burru!
             ¿Ñon ves qu’esta emparayanza
     ye porque dixu’l corréu
             qu’hoi el rei se coronaba?
             ¡Vaya, vaya! dixi yo,
             que tan bona va la danza.
             Cuando cudié sobre min,
     vi que yá riscaba l’alba.
             Eché a fuxir como un cuhete
             y cuando llegué a mio casa
             entamó la mio Mariana
             roñar como una espritada.
     Non quixe tornar a Oviéu,
             aunque toda la semana
             los xastres y zapateros
             ñon daben una puntada.
             Fixeron mil perversures,
    mas diz que ñon valín ñada,
             e yo, como sou sesudu
             y hombre ansi de capa parda,
             ñon me paro ña poqueza
             qu’a otros munchos amoriaba.
     Adiós, compadre, que voi
             a estar ena mio quintana.
             Fasta el martes en La Pola,
             que vo a vender una vaca.
            

    


  De: Poesíes. Las exequias de Carlos III.  Proclamación de Carlos IV (1789–1790)

3 comentarios:

  1. Olá gostaria que visita se meu blog que é dedicado a cultura. Espero que goste nele tenho uma coluna poética aos sábados ás 09 da manhã espero poder contar com sua visita.

    Sucesso em seu espaço.

    Magno Oliveira
    Twitter: @oliveirasmagno ou twitter/oliveirasmagno
    Telefone: 55 11 61903992
    E-mail oliveira_m_silva@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Hola, amiga, Creo haber descifrado gran parte del contenido: claro qu yo soy originario de León y por ello un poco asturiano.
    Un saludo.
    Muy interesante: la vida dá muchas vueltas y permanece parecida.

    ResponderEliminar
  3. Preciosos versos en bable...preciosas rosas amarillas para mi ...gracias una vez mas y ... me he alegrado mucho verte también en mi blog...gracias ha sido un placer.
    besos
    Marina

    ResponderEliminar