Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

jueves, 6 de enero de 2011

Vital Aza

    ViVital Aza
(Pola de Lena, 1851 - Madrid, 1912) Comediógrafo español. Estudió en Madrid la carrera de medicina, pero apenas obtenida la licenciatura, se dedicó exclusivamente a las letras, en las que dejó huella de su ingenio chispeante y siempre de buen tono, alegre y sin hiel. De sí mismo decía nuestro autor que "no tengo otro mal humor que el humor herpético".
Sus primeros trabajos los publicó en El Garbanzo, semanario festivo que dirigía Eusebio Blasco. En teatro cultivó mayormente el género chico, siendo su primera obra estrenada Basta de matemáticas, puesta en escena en 1874, en el Teatro Variedades de Madrid, con gran acogida de crítica y público. Sucesivamente fue publicando trabajos en La Ilustración Española, Blanco y Negro, Heraldo de Madrid, Madrid Cómico, y otros periódicos de la capital; también colaboró en Barcelona Cómica.
Como poeta festivo publicó los libros Todo en broma,BagatelasNi fu ni faPamplinas y Frivolidades. En teatro, prosiguió sus éxitos; escribió numerosas obras, algunas de ellas en colaboración con Ramos Cerrión. Entre sus éxitos figuran El sombrero de copa,El rey que rabióZaragüetaEl señor gobernador y San Sebastián mártir. Algunas de sus comedias fueron traducidas al italiano, al portugués y al alemán. Vital Aza fue uno de los fundadores de la Sociedad de Autores, de la que fue el primer presidente


La muñeca,

En una noche de Enero
una niña pordiosera,
con los pies casi desnudos,
con las manecitas yertas,
cubriendo, a modo de manto,
con su falda la cabeza,
y sin temor a la lluvia
que más cada vez arrecia,
contempla, extasiada y triste
el interior de una tienda,
que por su gusto en juguetes
es en Madrid la primera.
–¿Qué haces aquí? le pregunta,
con voz desabrida y seca,
un dependiente, empujando
a la niña hasta la acera.
–¡Déjeme usted! ¡Si es que estaba
mirando aquella muñeca!
–¡Vaya! Retírate pronto
y deja libre la puerta.
–¿Dígame usted. ¿Cuesta mucho?
–¿Quieres marcharte, chicuela?
–¿Será muy cara, verdad?
¡Lo que es como yo pudiera!…
–¡El demonio de la chica
¿Pues no quiere comprar ella?…
¡Lárgate a pedir limosna!
y déjate de simplezas.
La muñeca que te gusta
vale un duro, con que ¡fuera!
—————–
Marchose la pobre niña
ocultando su tristeza…
en vano pide limosna…
ninguno escucha sus quejas…
Y desfallecida y débil,
cruza calles y plazuelas
recordando en su amargura
la tentadora muñeca…
—————–
–¡Caballero, una limosna
a esta pobrecita huérfana!
–¡Déjame, que voy de prisa!
–¡Por Dios, señor! Aunque sea
un centimito… ¡Tengo hambre!…
–(¡Pobre niña! ¡Me da pena!)
Toma.
–¡Señor! ¡Si es un duro!
–Te lo doy para que puedas,
siquiera por esta noche,
tener buena cama y cena.
–¡Déjeme usted que le bese
la mano!
–Quita, tontuela.
–¡Que Dios se lo pague a usted!
¡Un duro!… ¡Estoy muy contenta!…
¿No será falso, verdad?
–¡Cómo muchacha! ¿Tú piensas?…
–No, señor… perdone usted…
Pero… ¡vamos!… la sorpresa…
¡Si voy a volverme loca
de alegría!… ¡Quién dijera!
¡Que Dios le premie en el mundo
y le dé la gloria eterna!
—————–
Y apretando entre sus manos
convulsivas la moneda,
corrió por la calle abajo
veloz como una saeta.
—————–
A la mañana siguiente
se comentaba en la prensa
el hecho de haberse hallado
en el quicio de una puerta,
¡el cadáver de una niña
abrazado a una muñeca

14 comentarios:

  1. Triste es la muerte de un niño pero más triste es la impasivilidad humana que no hace nada al respecto.Solo hay intereses, no humanidad.

    ResponderEliminar
  2. Pobrecilla que poco le duro la alegia. Onza un besin chiquitin, es que estamos a primeros de año y para tener para todo el año jajaj

    ResponderEliminar
  3. gracias mio nena del alma por la blanca rosa de pureza ...un monton de besinos
    Marina

    ResponderEliminar
  4. muy aleccionador..y tocante..
    las personas no cambian..y todo ha cambiado

    ResponderEliminar
  5. Te dedico esta sonrisa, y esta lágrima que asoma al balcón de mi mirada. Un beso y feliz año.

    ResponderEliminar
  6. Te deseo un nuevo año lleno de alegrías que falta nos hacen.

    Saludos de un Asturiano de Avilés.

    ResponderEliminar
  7. mi querida Juli...he leido el poema de la muñeca y he llorado ...yo ya le habia leido en otra ocasión...te mandare un poema de mi primer libro "Espigas del alma"de una muñeca de reyes pero ese poema es real de cuando yo era pequeña ...el año pasado por reyes lo publiqué en el blog,pero te le voy a mandar dedicado por correo Yahoo para ti...besinos
    Marina

    ResponderEliminar
  8. buenas noches y hasta mañana ...ya te mandé la foto mia de niña
    besos
    Marina

    ResponderEliminar
  9. Triste historia de la niña que, por conseguir la muñeca se olvidó de ella misma.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Me ha conmovido profundamente, Ozna-Ozna.

    ¡Vaya con Vital Aza y la medicina! Seguro que mientras practicaban autopsias en clase de anatomía el abría letras, palabras y sueños ;)

    Este de la niña y la muñeca es conmovedor, ¡me ha dado muchísima pena! pero creo que la chicuela al menos murió feliz :(

    Un besín, guapa.

    ResponderEliminar
  11. buenos días en este expledido sabado de un sol radiante como los lirios que me has dejado en el estante del blog-...gracias Juli que estamos de limpieza y ordenar...con todo mi cariño para ti besos
    Marina

    ResponderEliminar
  12. yo tambien le habia leido y he vuelto a llorar...buena entrada gracias por compartirla Juli..besos

    ResponderEliminar
  13. Estremece este poema .

    La indiferencia del género humano ante el hambre de los niños parece un designio sin remedio.
    Me encanta esta entrada porque das relevancia a Vital Aza .Un escritor de valía.
    Te dejo un poema de su obra : " Todo en broma"
    A UN VECINO


    "¡Vecino, por compasión
    mi paciencia tuvo fin!
    Tire usted por el balcón
    su maldito cornetín,
    el cornetín de pistón.

    Si sólo un instante fuera,
    me callara, ¡vive Cristo!
    ¡Pero una semana entera!
    Que lo resista quienquiera.
    ¡Lo que es yo no lo resisto!

    Vecino, mucho lo siento,
    pero he perdido la calma.
    ¡Cállese por un momento!
    ¡Le aborrezco a usted en el alma
    sólo por ese instrumento!

    Deje usted, pues, de soplar,
    que no le puedo sufrir!
    ¡Con tanto trompetear,
    ni me deja usted dormir
    ni me deja trabajar!

    –¡No sea usted egoísta!
    ¡Márchese usted de paseo!
    ¿Vuelta otra vez? ¡Qué mareo!
    No hay tímpano que resista
    tan continuo trompeteo.

    ¡Ya mi cabeza se abrasa!
    ¡Canastos con la manía!
    ¡Esto de la raya pasa!
    ¡O se va usted de su casa
    o me voy yo de la mía!

    Tocando sin compasión
    el cornetín de pistón,
    ¿cree usted hacernos felices?
    Si el tocar es su afición,
    tóquese usted las narices.

    Será usted un buen sujeto,
    pero en música denota
    ser un adoquín completo.
    ¡Diez días la misma jota!
    ¡Es ya casi un alfabeto!

    Y yo su afición fatal
    la soportara con fe
    si tocase usted tal cual;
    ¡pero, hombre, si toca usted
    rematadamente mal!

    Pídame usted lo que quiera
    y déjese de bemoles.
    Soplando de esa manera
    no hará usted nunca carrera...
    ¿Vuelta otra vez? ¡Caracoles!

    ¡Vecino, por compasión!
    ¡No sea usted tan cruel!
    Tire usted por el balcón
    el cornetín de pistón...
    ¡o tírese usted sin él!

    Pone de relieve un ingenio chispeante !!!
    Besinos.

    ResponderEliminar
  14. Precioso blog, y preciosa entrada, me conmovio, ha sido un placer venir por tu bella casita, besitossss

    ResponderEliminar