Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

sábado, 11 de diciembre de 2010

CANELLADA, María Xosefa
(1913–1995)

Nació nel Infiestu, Piloña en 1913. Estudió Filosofía y Lletres na Universidá de Madrid y doctoróse en Filoloxía Románica con premiu estraordinariu. Fue profesora ayudante de la so especialidá na universidá madrileña, profesora especial de Provenzal Antiguo na de Salamanca y de Fonética na New York University in Spain. Trabayó como redactora principal del Diccionario Manual de la Real Academia Española; fue collaboradora del Conseyu Superior d’Investigaciones Científiques; investigadora de la sección de Filoloxía del Colexu de México y trabayó nel Seminariu “Menéndez Pidal” y nel Institutu de Cultura Hispánica.
María Xosefa Canellada ye la filóloga asturiana más importante d’esti sieglu. Esperta en dialectoloxía y fonética, el so maxisteriu tevo un fondu caláu na xeneración d’universitarios qu’a primeros de los años 70 s’empezaron a interesar, de mano, pol estudiu y pocu depués pola revitalización de la llingua asturiana, dando fechu a la fundación de Conceyu Bable en 1975. Nel añu de 1981 constitúise l’Academia de la Llingua Asturiana y la llingüista piloñesa pasa a ocupar ún de los sitios d’honor de la nueva institución. Cola Academia va collaborar dende entós y hasta los sos últimos años de vida cola publicación de diversos trabayos filolóxicos na revista Lletres asturianes. A diferencia d’otros filólogos de la so xeneración como Emilio Alarcos y Jesús Neira, Canellada siempre manifestó’l so apoyu a la normalización del asturiano y en dellos de los sos últimos trabayos amuesa interesantes esmoliciones sobre asuntos como la confección d’un estándar pa la llingua asturiana, la so entonación o les sos posibilidaes de cara a la traducción d’otres llingües.
Ente los sos estudios filolóxicos relacionaos col asturiano resalta: El bable de Cabranes (1944). Otres obres  de Canellada que tienen por asuntu la llingua y la cultura asturianes son: Cuentos populares asturianos(1978) y Leyendas, cuentos y tradiciones (1983).
Como narradora n’asturiano ye autora de dos obres: Montesín (1980) —como señala l’estudiosu Antón García: “el primer relatu asturianu destináu a un públicu xuvenil”— y de María, Mariantia y yo (1990).
Falleció en Madrid en 1995. En Santolaya de Cabranes recibió meses depués un homenaxe popular a títulu póstumu.


TRES ENCANTOS

En campu’l Carbayín hai un encantu. Cion, la de Xuan Torre y yo ya viemos ellí, en mesmu sitiu, una colaína tendía más de venti veces. Un día diba Refael de Vicenta Ramón por estru y al pasar pela juente les Xanes vio una tienda d’hermosura, toa una estragalada de coses mui guapes, mui guapes arriba d’una sebe, y xunto a ello taba una mociquina tamién mui guapa, vistía de blancu, que–y dixo: “¿Qué te gusta más de tou?” El mozu quedóse clisau n’ello y en ver de dici–y “Gústesme tú”, díxo–y: “Aquel anfiler d’oru.” Entós, la moza contestó–y, mui llaspardera: “En corazón clavada la tengues tú.” Y sumióse l’encantu.



Una vez morrió una muyer en Piedrafita y el viudu alcontraba toles  coses feches cuando golvía pa casa pela tardiquina. “Descurro que... ye la mio vecina la que me lo fai.” Y diba p’allá y dicía–y: “Á mantina, Dios te lo pague, qu’alcuentro la torta cocíu y el pote puestu”. “Non, mante, yo non fui.” “Má, entós ¿quién degorriu sería ?” Conque, con eso, un día igual y otru día igual; una tardi llegó’l viudu más aína y alcontró en casa una mociquina mui guapa, piquiñina, que desamó pol monte arriba acabantes de velu; pero elli galguió tres d’ella a carrenderes y algamóla y tréxola pa casa nun brazáu. Con eso, ella quedóse a vivir con elli en faciendo esti tratu: “Mas oigues lo qu’oigues pel  monte, non me digues nada.”
Conque, al atardecerín del otru día preguntó–y ella: «Ah, Xuaco, qué oísti pel monte, o ?» Y él díxo–y: “Oyí una voz que dicía: “Xana mana, ven a enterrar a to madre qu’está finada.” Entós, la xana apurrió–y con una restiella nes pates y l’hombre daba unos apellidíos: “Ai, que me matasti.” Y la xana, desamando pel monte arriba, dicía–y: “Pon llanzuela y quita llanzuela y verás cómo suelda.” Y sumióse pel monte arriba. Y desapaeció l’encantu.”



En San Martín taben una noche de esbilla pel inviernu y la madre y la fiya fueren pola garulla al horru. La moza quedóse na subidera y sentóse na tenobia. Cuando la madre fui baxar, yá non taba allí; apreció sol horru: non taba tampocu. “María... María...” Y María non paeció. “¿Onde estará esa puñetera? Non pús..., vo da–y un fargaxu ñalgaes y cuantes que llegue...” En casa non taba tampocu; salieron tolos vecinos colos candiles y amiraron y llamaron munchu, que s’oien los apellidíos desde Sietes; sintióse entós una voz mui lloñe: “Adiós, mio pá y mio ma, hasta’l día del xuiciu.” Y yá nun volvió a paecer más. Ye que’l horru tien mui mal aquél pa pela noche.


                                                 (De: El bable de Cabranes)