Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

martes, 7 de diciembre de 2010

CABAL, Constantino
(1877–1967)

Escritor, periodista y estudiosu del folklor y la hestoria d’Asturies. Nació n’Uviéu en 1877. Inicióse nel periodismu en El Zurriago Social, publicación satírica y combativa que dirixía Maximiliano Arboleya. En 1900 intégrase na redacción del diariu conservador uvieín El Carbayón, nel que va facese popular colos alcuños de Ludemaro y Triquitraque. En El Carbayón va dar a estampa les sos dos primeres obres lliteraries: les novelesPsiquis y Memorias de un enfermo. Acabando l’añu de 1905 emigra a La Habana; ellí va incorporase al  Diario de la Marina, que dirixe un asturianu: el villaviciosín Nicolás Rivero. Ellí coincide col poeta gallegu Curros Enríquez, al que va relevar tres la so muerte na sección qu’ésti caltenía nel diariu habaneru sobre la vida política española. Un tiempu depués, hacia 1910 vuelve a España, como corresponsal del so periódicu en Madrid. Na capital entra en contactu con Ramón Menéndez Pidal y empieza a trabayar n’estudios historiográficos nel Archivu Hestóricu, na Biblioteca Nacional, na Real Academia de la Hestoria y nos archivos de Simancas, l’Escorial y la catedral d’Uviéu.
   Nesos años va publicar les sos principales obres historiográfiques: Covadonga: ensayo histórico-críticoCuentos, leyendas y tradicionesLa familia, la vivienda y oficios primitivos. Nel añu 1925 desígnenlu director del diariu católicu Región d’Uviéu. En 1928, tres una curtia estancia en Palencia, vuelve a Uviéu y nómenlu Cronista Oficial d’Asturies y Director de la Biblioteca Provincial. Dende entós y hasta la so muerte en 1967, Constantino Cabal va desarrollar una vasta obra periodística, historiográfica y lliteraria. Collabora na fundación del Institutu d’Estudios Asturianos (I.D.E.A) del que va ser miembru de númberu hasta’l so fallecimientu. Ente les sos obres sobre temes asturianos resalten: Cuentos tradicionales asturianos (1921), la triloxía sobre mitoloxía asturiana: Los dioses de la vida (1925), Los dioses de la muerte  (1925), El sacerdocio del diablo (1928), Alfonso II el casto (1943), Contribución al Diccionario folklórico de Asturias (cinco tomos. 1951–1958) La Asturias que venció a Roma (1953).
   Como autor en llingua asturiana publicó en 1944 el llibru: L’alborá de los malvises, sotituláu por Cabal como “los madrigales del bable”. Dividíu en siete partes, acompañáse d’un prólogu y d’un epílogu en prosa y en castellano del propiu autor, nos que traza les llinies básiques de la so poética en llingua asturiana. Nelles Cabal xustifica’l so llabor estéticu como un cantar íntimu y sentimental al país de nacencia: “Tierra de fibra y regazo, esta es la oración más honda que encontré para ti en mi intimidad”, escribe al empiezu del prólogu. L’epílogu ye un a modu d’esordiu (“arenga final” lu llama Carmen Díaz Castañón) a los poetes asturianos del so tiempu pa que sigan el so camín y revitalicen l’idioma asturianu. Esti llamáu va tener ecu en bona parte de los autores de la dómina anterior al Surdimientu, como lo reconoz Antón García (1994): “La publicación en 1944 de L’alborá de los malvises impulsó la creación poética na inmediata postguerra. Pero tamién la so muerte sirvió pa que se renovara l’interés por crear n’asturiano”.
      Los poemes del llibru de Cabal, ensin romper coles formes y temes tradicionales de la poesía n’asturiano, intenten entamar composiciones de calter cultu, siguiendo la estela dexada por poetes anteriores a la Guerra Civil como’l Padre Galo y Pepín de Pría. El paisaxe, l’amor, el sentimientu pola tierra, el llamentu pola perda de la identidá campesina d’Asturies, Cuadonga... son los temes principales del llibru. Cabal combina nél estructures poemátiques d’orixe popular con otres cultes: endecasílabos, silves, cuartetes.
   L’alborá de los malvises, reeditáu en 1959 con una nueva sección de poemes: Les roses de la quintana, ye, ensin dulda, el llibru n’asturiano más importante de la postguerra. En 1998 volvió a reeditase, con prólogu de Xuan Bello. Nel añu 1999 la Conseyería de Cultura dedicó-y a Constantino Cabal l’homenaxe del Día de les Lletres Asturianes.


ENA LLUZ MELANCONIOSA
de les hores d’acordances,
cuando surde la borrina dende todes les fondures
y non gotien esperances
per deyures,
la visión de la tierrina
que s’enrieda nel espaciu
aseméyame enconxuru de prefume falageru,
qu’enguedeya na borrina llumarales de topaciu
y fogueres de lluceru...

   Ena tierra melguerina
de los valles, y les fuentes,
y los visos, y les llombes,
fain los dientes de les cimes de cachinos de borrina,
de manadines de palombes,
y mentantu que la crucien con regüelu d’agasayu,
en sos campos de tomillo, de reseda y de cantuesu,
van poniendo selemente los míminos del orbayu,
van poniendo selemente pomparines de la fuente
con so bcsu...

   La tierrina ye l’aldega
qu’esparrama por sos eros
con tenrura amorosiega
el blancor de les casines y el golor de les mazanes,
el ñalar de los xilgueros y el reyir de les mocines,
el bravén de los maízos, y el encantu de les xanes...
La tierrina ye la fuente,
que ta siempre marmulando,
cuando rulla y cuando xuega
su alcárcele de mofu, que–y adornen les florines
porque alcuérdasei dacuando
lo que–y cunten en so brega,
les dolzures y traxines
de les moces de la aldega...
La tierrina ye la rede de sendines de bardiales
que s’espurren per los llanos
como ramos de rosales
baxo palios de mazanos,
y al tendese peles cumes, les sendines, les sendines
yá asemeyen dende lexos filerines de gusanos
ente verdes de Xardines...

   Enes noches de cortexos,
en que s’abren les estrelles como flores d’un alloru,
fainse d’oru les sendines de campines y de foces,
y esparrámense per elles
como en lluvia y como en coru,
ixuxús de los rapazos y cantares de les moces,
y enes noches de cortexos,
los regatos, les pimpanes, les fontanes asturiancs,
baxo l’agua manen oru
pa cadexos
de les xanes.
Y mentantu quc la lluna
va poniendo nes mazanes la finura polidina
de so ñacar de llaguna,
a la vera’l castañéu,
que de día casi amoria colos sones de la gaita,
riye’l diañu del xaréu,
qu’a la xente mete mieu
cuando aguaita...

   Per los picos asturianos,
ainda suenen en tormenta los clamores soberanos
que llanciararon los canchales
per xarales y per poros
al manda–yos los cristianos
que estrociasen a los moros.
Y ainda sabin estos picos
que mentantu los canchales
desatábense en torriente de bravures colosales
arrastrando en estropiciu, toda ruina y toda saña,
llevantaben los cristianos
dende’l fondu d’una cueva,
la custodia de los oros del espíritu d’Espana,
a les cimes del Auseva.
Y al falagu de la luna que les mima de sos lluces,
per los picos más argutos de la escura lexanía,
vense somes de guerreros,
—con so espada cada soma—
que ripiten les estrof es, sacrosantes entavía,
que cantaben enes cruces
cuando alzaben so agonía
contra Roma...

   So’l falagu del misteriu,
la tierrina faise coru d’ un inmensu monasteriu,
u los monxes idegales
que nél riecen santamente,
son peñascos, son rosales,
son cristales de la fuente,
y metanes el clangoru
que nes hores más profundes allevántase del coru,
todo surte, todo canta, todo rieza, todo implora,
tan y mientres que’l misteriu
con sos didos que rellucen de serenes claridades,
toca riegos, toca troncos, toca piedres, toca roses,
y metiéndose enes coses, pon un sen d’eternidades
en la entraña de les coses...

   Y enes llaces mortecines
que se esparden cola aurora pela rede de sendines,
y que pacen sos rebaños,
y que prienden sos espinos,
entavía fai Asturies enos picos de sos montes,
tiendes blanques de sos suaños,
tiendes blanques de sos llinos,
u emprencipien los caminos p’acutar los horizontes,
y se funden les espades pa fender los torbolinos...

   Y ella sabi qu’en sos sernes
non hai forcia que l’ataye,
que na mina de más oros
tien un picu que domine,
que nel mar de más galernes
tien un faru qu’atalaye,
que nel alma de más lloros
tien un cantu que adevine
y agasaye
y si a veces se–y alleguen, caminando detrás d’ella
les tres Xanes sos madrines, que donáron–y la gloria,
y cediéron–y la gracia, y entregáron–y’l trabayu,
lo que–y lleven como dones pa qu’aumente sos tesoros
ye un carbúnculu d’estrella,
y una páxina de hestoria,
y una llárima d’orbayu…

                    (L’alborá de los malvises)