Vos deseo querid@s amig@s felices fiestas

domingo, 26 de diciembre de 2010

ANDRÉS FERNÁNDEZ, Manuel de (Mánfer de la Llera)

ANDRÉS FERNÁNDEZ, Manuel de
(Mánfer de la Llera)
(1918)



Mánfer de la Llera, minero, poeta y narrador en bable


Mánfer de la Llera, uno de los autores más representativos de la literatura en lengua asturiana de la posguerra, falleció el miércoles en Gijón, víctima de un cáncer, en la víspera de su 87º cumpleaños. Nacido en Langreo el 7 de abril de 1918, Manuel de Andrés Fernández, que popularizó el seudónimo de Mánfer de la Llera, compatibilizó la actividad literaria con su trabajo como minero en varias explotaciones carboneras de la región, dedicación laboral que emprendió siendo muy joven y en la que acabó jubilándose, y que sólo interrumpió durante un periodo de su vida cuando, poco después de la Guerra Civil, desempeñó la representación comercial en Madrid de una empresa fabricante de maquinaria minera.

Como escritor cultivó la poesía, la narración -sobre todo el cuento y el monólogo- y el articulismo, y en unos y otros géneros plasmó su compromiso social y político, una marcada sensibilidad hacia los problemas de los mineros y una tenaz defensa del idioma asturiano, de cuya normalización fue un constante defensor. Fue presidente del colectivo Conceyu Bable, ya desaparecido, y en la actualidad era miembro correspondiente de la Academia de la Llingua Asturiana.
Mánfer de la Llera fue un autor muy respetado por las nuevas generaciones de autores en asturiano, que le tributaron un homenaje hace unos meses al cumplirse el 25º aniversario de la creación del colectivo Conceyu Bable. Manuel de Andrés Fernández era autor de media docena de libros: Cuentos en verso asturiano (1953), Cielo bajo tierra(1982), Garrapiellu lliterariu asturianu: cuentos y poemes (1983), Cabalgando sol tiempu (1990) y Coses vivíes. Esta última es una recopilación de 20 relatos en los que narra sus dramáticas vivencias en la Guerra Civil, durante la que sirvió al Gobierno de la República en un aeródromo del municipio de Carreño.
Con su hijo Ramón d'Andrés, director de la Oficina de Política Llingüística del Gobierno de Asturias, editó en 1997 Vocabulariu asturianu de la mina.-


HÉROES ANÓNIMOS —LA EPOPEYA DEL SOSUELU—

¡Oh, Dioses del Olimpu!, echáime una gabita, que nun sé si yo solu podré tirar del carru y finar esta xera.
¡Oh, Muses del Parnasu!, sofitáime un migayu, que tamién a vosotres necesita na estaya esti humilde poeta.
¡Y a tí, hermanu Apolo!, acudo en tí enfotáu: Tú, que les ames tanto, inspira a les tos Muses, pa qu’elles m’inoculen el néutar del to numen.
Que voi narrar la síntesis d’una epopeya diaria que tán llibrando impávidos, nes coraes de la tierra, forníos topos humanos, los héroes anónimos, ¡los homes de la mina!
Yo baxé abondes vegaes a lo fondero del Tártaru (tercer rexón del Avernu), a u Plutón tien el so tronu atarraquináu solombres: espeu tros cadavéricos habitantes d’esi reinu.
Yo vime n’ocasiones escorríu poles Furies, que nun queríen dexame lluchar pola esistencia, que’l trabayu me daba,—a mí y a mio familia— allá abaxu nel fondu, onde elles s’erixíen de Dioses d’esi prediu.
Y en delles circunstancies, yo ablayáu, furando chipiteles perestrenchos, esbolígome al centru d’esi mundu, un mundu de materies minerales, baxu un cielo ensin sol y ensin estrelles, onde lo que camines ye a cencielles.
Y enrítense les Fíes de la Nueche, al ver que los humanos el so reinu, intenten invadir p’apoderase d’escomanaes riqueces qu’elles guarden. Y ordenen a la Parca que destruya al que tratare d’entrar dientru l’Arcanu.
Faciendo casu omisu de necies alvertencies, de pies nun montacargues, que baxa en vertical per tubu abovedáu revistíu de cementu, viaxo a la boca l’Orcu. Alluéu per prollongaes galeríes, de metálicos arcos reforzaes, o cuadros de madera bien encaxaos, penetro na morada de les dioses, esponiéndome impávidu, a les monstruoses artes yá emplegaes escontra otros collacios fenecíos: al barrenu qu’españa y t’invalida, al costeru traidor que t’estrapalla, o al argayu carbón de fría lava, que t’endolca na masa y te tapez. O a la invisible nube que mata silenciosa con ósidos durmientes, o a la muerte ruidosa con españíos tremendos del metanu prendíu, al mecese col aire, que con furia espantible retorcigaña o france los arcos o los cuadros, y les xugaes los tayos, na galería y na rampla, acabando nel intre con tola entibación y encelegaes y nuna quiebra ciega. Nesi apavoriáu instante too ye muerte y medrana, desolación y ruines en tola rodalada. Equí nun queda dalu requexu pal amor; equí nun hai afayu pa cantar poesía; equí nun queda nada prestoso pa la vida. Sólo queda un silenciu pa la tristura l’alma; sólo queda un espaciu pal duelgu y pa la murnia, pal lloru y… poco más.
Mas, comu la esistencia ye una llucha continua, colingáu n’estratos carboníferos, (fósiles arbolacios prehestóricos), y a traviés d’una viesca de mampostes, allá voi esmuciéndome na rampla, comu nun tobogán que m’empobina escontra d’un testeru d’oru prieto, ayalga rellumante na solombra. Esti ye’l mio destín. Y quiciabes, quiciabes, pue ser el mio afechar.
Y equí fina’l mio cantu, o más que cantu tartiu, ¡oh, Dioses del Olimpu!, ¡oh Muses del Parnasu!, y ¡oh, Apolo, bon hermanu!. Pa que s’enteren dellos —fabricantes de guerres— que nun son mester griesques ente pueblos hermanos, pos épiques batalles yá se llibren a diariu, nes coraes de la tierra, ente los elementos y los topos humanos, los héroes anónimos, ¡los homes de la mina!


                                  (En Lletres asturianes, 40)